Lo Que Tiny Tim en Realidad Nos Enseñó

Lo Que Tiny Tim en Realidad Nos Enseñó

Print Friendly, PDF & Email

By Michael Durnan

El año es 1843.  Una joven Victoria está en el trono británico, apoyada por su consorte alemán, el Príncipe Alberto. El príncipe ha introducido la costumbre alemana de un abeto decorado – a una Inglaterra que ya no le tiene amor a la Navidad.

Gran Bretaña se ha convertido en una superpotencia industrial y militar. Los pueblos y ciudades han crecido muy rápido, aparentemente de la noche a la mañana.  Los pobres han emigrado en masa de la dulce campiña inglesa al trabajo en fábricas mugrosas, molinos llenos de humo y peligrosas  minas de carbón.

Un milagro económico, lo es. Pero este nuevo paisaje urbano industrial es todo miseria, hacinamiento, enfermedades y pobreza. En Londres, la primera ciudad de este extenso imperio inglés en expansión, la pobreza extrema coexiste a la par de gran afluencia y opulencia. Los pobres viven en casuchas miserables, hacinadas y llenas de enfermedades, donde la edad promedio es de sólo 22 años.

Un Joven Enojado

Observa esto un joven escritor cuya ferviente ambición es dar un gran martillazo por los pobres. El es Charles Dickens, y escribe un ensayo, “Una apelación de la Gente de Inglaterra, en nombre del Hijo del Hombre Pobre.” Su esperanza es crear conciencia de las circunstancias detestables y calamitosas  en las que viven tantos de los súbditos de la Reina Victoria.

Pero Dickens rápidamente se percató de que un cuento entretenido y dramático tendría mucho más impacto. Y él conocía a la Londres Victoriana mejor que cualquiera; Dickens caminaba las calles incansablemente, observando a la gente y sus condiciones. Veía hombres de negocio como Scrooge y la gran riqueza que acumulaban, así como el hacinamiento, la miseria y las espantosas condiciones de trabajo  que la gente tenía que soportar.

Dickens escribió ‘A Christmas Carol’ en solo seis semanas en el otoño de 1843. La sacaron a prisa a tiempo para la Navidad, convirtiéndose en un éxito instantáneo. La demanda fue tan grande que el libro tuvo que se reimpreso antes del Año Nuevo.

En A Christmas Carol, Dickens nos enseña una sección transversal de la sociedad desde los más ricos hasta los extremadamente pobres y en una época del año cuando tal disparidad de riqueza era de lo más obvio y se sentía agudamente.

El libro fue aclamado rápidamente como un clásico. Por primera vez en la historia, Dickens había presentado al mundo una visión ideal de lo que la Navidad debería ser en un entorno urbano, inspirando a la genta a ayudar a los pobres, especialmente en la época navideña.

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Dickens_by_Watkins_1858.png

Resucitando la Navidad

Dickens, sin embargo, hizo más que solo crear conciencia sobre las espantosas condiciones sociales de los pobres del Siglo XIX. También, aunque de manera involuntaria, ayudó a restaurar y redefinir la celebración de la Navidad.

Para finales del Siglo XVIII, la celebración de la Navidad estaba pasando de moda en Gran Bretaña. Las migraciones en masa de la campiña había separado a los campesinos de las parroquias en sus pueblos. En las ciudades, estos nuevos trabajadores estaban fuera del alcance de sus pastores – y de la mayoría de las celebraciones religiosas.

Pero al principio de los años 1800 –cuando Dickens era joven – la celebración pública de la Navidad estaba en su punto más bajo.  La Navidad generalmente era vista como una celebración pintoresca, tonta y anticuada a la cual la gente ya no le ponía atención.

El diario principal, el Times de Londres, no mencionó para nada la Navidad entre 1790 y 1835. (A través de su personaje principal, Ebeneezer Scrooge, Dickens pinta un retrato convincente de esta indiferencia popular hacia la Navidad.)

Dickens realizó lecturas públicas de A Christmas Carol para recaudar fondos para obras caritativas. Su primera lectura pública fue para recaudar donaciones para un instituto industrial y literario en la ciudad inglesa de Birmingham, para que la gente pobre pudiera ser admitida gratis o a muy bajo costo. También realizó lecturas para recaudar fondos para el hospital de niños Great Ormond Street en Londres.

Al propagarse el impacto de A Christmas Carol, las caridades navideñas crecieron y se expandieron. La buena influencia del libro fue inmensa. Por ejemplo, el dueño de una fábrica en los Estados Unidos que asistió a una de las lecturas públicas del libro realizada por el mismo Dickens, decidió darles el día de Navidad libre a sus trabajadores y darle a cada uno de ellos un pavo en cada Navidad después de eso.

Tiny Tim Hoy en Día

La Navidad hoy en día está muchísimo más comercializada de una manera que  Dickens jamás habría anticipado, o incluso acogido. Sin embargo, podría decirse que es por este autor que todavía pensamos en la Navidad como una temporada de reuniones y celebraciones familiares, diversión y gozo sanos e inocentes, el intercambio de regalos y buenos deseos, y una temporada para mostrarle bondad y generosidad a los menos afortunados.

Dickens ayudó a restablecer y rejuvenecer la celebración pública de la Navidad que continúa hasta ahora a través de Gran Bretaña, a pesar del decaimiento de la fe cristiana tan evidente desde que Dickens estaba vivo.

Su libro ha inspirado varias adaptaciones de televisión y cine y todavía tiene un atractivo perdurable y eterno, aunque su escenario sea la Londres Victoriana. ‘A Christmas Carol’ todavía hace eco a lo largo de los siglos, recordándonos lo que deberían ser el significado y espíritu real de la Navidad.

Como dice Tiny Tim en el libro, ‘¡Que Dios nos bendiga! ¡Que Dios nos bendiga a todos y cada uno!’

Comments

comments

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.