Una novia católica feroz

Una novia católica feroz

Print Friendly, PDF & Email

de Beverly Stevens

traducido desde el inglés por Matthew Penza

Si Ud. cree lo que dicen los medios, Mary Barkovskaya no existe verdaderamente. Es milenaria y modelo profesional viviendo cerca de Londres. Pero también es católica de Dakota del Sur, con valores francos y ortodoxos. Recientemente, se casó con el hombre de sus sueños. ¡Y todo sin cohabitar consigo, ni siquiera sacarlo antes por una prueba de manejo, por así decirlo!

¿Cómo ocurrió este aparente milagro? ¿Cuál es su secreto para conseguir una vida romántica y exitosa, la que a tantos les parece tan elusiva? Mary entrevistó con Regina y nos dijo su historia.

REGINA: ¿Cuántos años tiene Ud.?

MARY: Tengo 32 años. Había estado buscando un esposo desde empezé la universidad, pero más seriamente a medida que pasaba el tiempo, después de graduarme. También consideraba convertirme en monja como vocación.

REGINA: ¿Salía con algunos, o hacía date?

MARY: Por lo general, diría que tenía relaciones al nivel de la amistad, o de llegando a conocerse. Algunos fueron católicos. Otros fueron críticos de mis valores católicos ortodoxos, igual a la sociedad. Sabía temprano que no quería un novio o boyfriend por el bien de tener uno, sin trayectoria cierta y lógica al matrimonio. Sabía que quería que mi inversión seria de mí mismo se diera a mi esposo.

REGINA: ¿Piensa que sus valores católicos ortodoxos han afectado cómo se presenta visualmente?

MARY: Ciertamente. Cómo se veste reflecta cómo se respeta a sí mismo y a los demás. Dios es la orden, la belleza, y la dignidad, y tenemos que reflectarlo en nuestra arquitectura, moda, y modales. La ropa reveladora, los logotipos, y el diseño andrógino han sido promovido a mi generación. Cualquier forma de modestia o belleza ha sido condenado.

REGINA: Entonces, tiene unas opiniones fuertes sobre maneras de vestirse.

MARY: Sí. Hombres y mujeres católicos necesitan empezar por vestirse mejor para la misa. Necesitamos traer un sentido de importancia a los eventos, y la misa está al superior de la lista. En esa nota, la misa latina tradicional, con sus mujeres llevando velos, es superior al statu quo, y debe ser el camino a seguir, de regreso al futuro. Los bancos de iglesia tenían pinzas al frente, para que los hombres pudieran colgar sus sombreros durante la misa. Estas maneras pequeñas de vestirse con dignidad, de la reverencia, y del respeto se han ido. Es fácil vestirse en algo desarreglado y confortable, pero mientras que la belleza requiere esfuerzo, merece la pena.

 

REGINA: También es crítica de los quienes detentan el poder en el mundo de la moda, ¿no?

MARY: Me parece cómico que, por fin, los «poderosos» izquierdistas ahora están tropezandos consigos mismos para satisfacer un grupo de interés que demanda moda modesta en las pasarelas y semanas de la moda, mientras que por décadas ellos mismos promovían el opuesto exacto a la cultura occidental predominante.

REGINA: ¿Tiene experiencia personal de este tipo?

MARY: Sí, competí en un desfile Miss USA hace varios años y decidí que llegaría un vestido modesto en la primera parte y un traje de baño de una pieza en la otra, en contraste con los minivestidos y bikinis que las otras competidoras llegaban. Dedujeron puntos en cuenta de esta decisión, y no logré entrar a las cinco mejores; mientras que hoy, si alguien lleva en este desfile un traje de baño que cubre desde la muñeca hasta el tobillo, recibirá elogio y premio.

REGINA: Hala. Qué increíble.

MARY: La hipocresía de nuestra edad es cómica.

REGINA: Entonces, encuentra presión profesional sobre la modestia. ¿Ha encontrado de algunos  hombres presión que hagas concesiones de sus creencias sobre la castidad?

MARY: Sí, pero más mientras era estudiante. Era tan corriente, pero siempre hay gente que piensa similarmente sobre la castidad, a pesar de lo que los medios quieren que creamos. Siempre se dice que es tan difícil a quedar casto; pero no es, si quedas en el camino directo y estrecho. La parte más difícil es tener el coraje para no amoldarse con la cultura popular. Al reflexionar, usualmente me rodeé con gente con ideas afines.

REGINA: ¿Le ejercieron algunos de sus amigos presión a violar sus creencias?

MARY: En realidad no. Más como yo violaría sus creencias si estaban en un camino desmandado.

REGINA: Al reflexionar, ¿qué tan difícil es reconocer si un hombre es virtuoso, o si sólo está fingiendo?

MARY: Se puede distinguir si algo no está bien. Habrán «banderas rojas», detalles sospechosos. Lo que dice y hace, las cuales reglas que él cree que puede romper. Puede ser difícil, pero con tal de que vives en virtud e integridad, todo se hará claro y la verdad se mostrará.

REGINA: ¿Y ahora?

MARY: Hoy en día, ser conservativo, casto, o cualquier cosa buena, verdadera, y bella es la nueva rebelión y contracultura—y esto es incentivo para ser así. Pero también es divertido ridiculizar y reírse de la banalidad y mundanalidad típica de nuestra cultura. Es tan estupida. Pienso que ahora es más fácil encontrar a católicos buenos a causa de la subida de las redes sociales, y soy agradecida por eso.

REGINA: ¿Alguna vez le costó no seguir al mundo?

MARY: A veces me encontré en un ánimo que pensé a mí mismo, ¿Por qué? No parece que le importa a nadie, y todos los demás están en la «calle fácil». Ayuda tener un fundamento familiar fuerte y estable donde se puede retirarse del mundo. Creo que, mientras se cría, es fácil sentir insuficiente, comparado con el estilo de vida que las revistas, los filmes, y la televisión continúan a comercializar a los adultos jóvenes.

REGINA: ¿Cuáles tipos de los medios le gustan?

MARY: Soy una gran fan de Jane Austen. También me encantan los libros de[l Arzobispo Venerable] Fulton Sheen. Leo muchos libros de los santos durante la adoración eucarística. Escucho todos tipos de música: los géneros country, pop, clásico, pop coreana, y rusa; el canto gregoriano; y cantos populares de los años 1940, 1980, y 1990.

 

REGINA: Antes de conocer a su esposo, ¿alguna vez sentió desesperada?

MARY: Sí, a veces aparecía desolado. Pasaba mucho tiempo en la adoración. Dado el mundo en que vivimos, estaba preparada para vivir soltera. Oraba que se haga la voluntad de Dios por mi estado en la vida.

REGINA: ¿Cómo llegó a conocer a su esposo?

MARY: Él estaba en un programa de intercambio militar en Dakota del Sur, y nos fuimos presentados por un amigo mutuo. Se mudó al Reino Unido como un adolescente jóven, pero se crió en la Unión Soviética. Me ha interesado aprender más sobre Rusia, cómo era entonces y cómo es hoy en día, y cada día observar cómo ha revuelto a Dios de nuevo desde el comunismo ateo. Admiro la belleza visual y la tradición de la Iglesia ortodoxa.

REGINA: ¿Tienen los londinenses una postura diferente con respeto al hacer date y al matrimonio?

MARY: Sí. Por lo general, Londres ha alcanzado un nivel más avanzado de la degeneración y perdición, como la mayoría de las grandes ciudades. La castidad, familia, y tradición están deteriorándose en el Oeste, Dakota del Sur incluida. Ahora vemos la fruta podrida de una sociedad cuyo fundamento de Dios, la virtud, y la familia se ha perdido. Ha creado un vacío, y siempre hay malo esperando que llene los vacíos que sólo Dios puede llenar de verdad.

 

REGINA: Suena sombrío.

MARY: Pero siempre hay los quienes son luces brillantes en la oscuridad. Hay católicos buenos aquí. La belleza de la tierra, la historia—este país todavía es de Dios. Oro a los santos católicos de Inglaterra, aunque no les conozco a todos por nombre. Los católicos en Inglaterra se trataban mal, y aguantaban muchos prejuicios, asesinatos, y persecuciones, y muchos de nuestros edificios e instituciones fueron destruidos. No pienso que vamos a recibir reparaciones por eso, pero sí tenemos muchos santos ingleses apoyándonos.

REGINA: ¿Cómo han reaccionado a su fe los jóvenes ingleses?

MARY: Requiere prudencia y discreción a saber cuando debería hablar de sus creencias con los quienes no las comparten. Al tiempo oportuno, escucharán abiertamente; y eso es la reacción mejor que se puede pedir.

REGINA: ¿Cómo manejas a los quienes desaprueban de su práctica de la fe?

MARY: Es una parte de la vida católica cotidiana a encontrar conocidos, conversaciones, y experiencias con los quienes no practican la fe, los quienes esperan que todos los demás simplemente estuvieren de acuerdo silento con sus vidas mediocres. Es fácil rechazarlo con un suspiro aburrido de «típico», pero eso no es muy benévolo. Si es apropiada en la situación, como amiga, hago la tercera obra espiritual de misericordia: «amonestar el pecador».

REGINA: Bastante valiente—aún feroz.

MARY: Me parece que ya no me importa si los demás desaprueban de mi práctica de la fe. Si los practicantes de todas las otras religiones principales del mundo pueden celebrar su fe y recibir premio y elogio de la izquierda debido a su fervor y piedad, ¿por qué no nosotros?

REGINA: ¿Cuáles son sus esperanzas ahora?

MARY: Espero que pueda hacer más, ayudar más, y tener una plataforma mayor. Espero ayudar que las mujeres recobren el sentido verdadero de la confianza que, antes de todo, viene de vivir una vida virtuosa de nobleza, pureza, e integridad. Esto ayudará a los hombres, y esto a su vez ayudará el país.

Me apasiona la belleza. Espero que todas iglesias católicas se deshagan del diseño modernista sencillo, y mejor glorifiquen a Dios con arquitectura bella, y con la belleza de la misa tradicional.

REGINA: ¿Enseñará a sus hijos sus valores católicos?

MARY: ¡Sin duda! Sino espero que los estudiantes superen a la maestra en ese sentido.

Comments

comments

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.